A lo largo de los siglos, el Duero y sus afluentes han modelado un paisaje de páramos y fértiles vegas. La fauna y la flora hacen de la Ribera un espacio rico y sorprendente para todos los amantes de la naturaleza. Gran atractivo de la zona son sus rutas, algunas de las cuales proponemos: Sendero de la Villa (Castrillo de la Vega), donde destaca el bosque mediterráneo; Sendero de los Valles (Vadocondes), espacio de gran valor ornitológico; y el Sendero d elas Riberas del Riaza (Torregalindo), donde se conjuga la vegetación de vega de ribera con campos de cultivo, y que enlaza con el Parque Natural de las Hoces del río Riaza, refugio privilegiado de aves rapaces.